El 29M es tu decisión

“No hago huelga porque no me lo puedo permitir”
La reforma laboral supondrá una rebaja generalizada de los salarios. Si no puedes permitirte dejar de ganar el sueldo de un día, menos podrás permitirte que te bajen el sueldo permanentemente, que te despidan gratis, o que si tienes 10 años trabajados en una empresa tu indemnización por despido pase a ser de 18.900€ a 7.845, por poner un ejemplo. Acudir a tu puesto de trabajo el 29M es (poco) pan para hoy y hambre para mañana.

“La huelga no servirá para nada”
Lo que está demostrado que no sirve para nada es no hacer nada. A la pregunta de si una huelga de un día será suficiente, la respuesta es que probablemente no. Es sólo el principio, pero es un paso muy importante. Si nos imponen la reforma laboral más dura de esta “democracia” y no respondemos de forma contundente las medidas sucesivas que tome el gobierno serán aún más demoledoras. Se puede y se debe tumbar esta reforma laboral.

“La huelga no soluciona nada”
La huelga no es una solución, es el instrumento de presión más poderoso que hoy por hoy los trabajadores tienen a su alcance para hacer valer sus derechos ante una agresión. Por eso quien no se adhiere a una huelga perjudica gravemente al conjunto de los trabajadores, incluido a sí mismo.

Si la presión que ejerce una huelga no fuera tan importante ¿de dónde proviene el empeño de algunso sectores en que los trabajadores no la secunden? ¿Por qué motivo los medios de comunicación se trata de desprestigiar la convocatoria?

“No estoy de acuerdo con los sindicatos mayoritarios, por eso no hago huelga”
A la convocatoria de huelga se han sumado decenas de sindicatos minoritarios de diversos sectores y de distintas ideologías. Es más, los primeros convocantes de esta huelga no fueron UGT y CC.OO sino ELA-LAB en el País Vasco y CIG en Galicia. También se han sumado a la convocatoria los sindicatos CNT y CGT, la Intersindical-STE, USO, Solidaridad Obrera etc. partidos políticos tan diversos como IU, Compromis, BNG, Equo, Izquierda Anticapitalista; asociaciones de consumidores como FACUA y organizaciones sociales como Ecologistas en Acción, 15M, Juventud Sin Futuro, Democracia Real Ya, etc. quienes son críticos con su labor de los últimos años pero aún así apoyan la convocatoria de huelga general del 29M.

Esta huelga es de todos los trabajadores, de los estudiantes, desempleados, jóvenes, amas de casa, jubilados, de los consumidores. Es la huelga del 99% de la población, de todos los afectados por los recortes sociales. CCOO y UGT han podido cometer muchos errores y criticarlos es lícito e incluso necesario, pero los sindicatos entendidos como organizaciones de trabajadores que se unen para defender sus derechos e intereses no son discutibles.

“Quiero ir a trabajar porque si hago huelga me descuentan x euros.”
No hay libertad porque te están coaccionando con una penalización económica. Verdadera libertad es no verte obligado a ceder a los chantajes de gobierno y empleador a cambio del sueldo de un día. Renunciar a derechos laborales por un puñado de euros es venderlos realmente barato.

“Hay libertad, cada uno puede hacer lo que quiera.”
No hay libertad porque te están coaccionando con posibles represalias o con el despido. La libertad es no verte obligado a ceder a chantajes laborales renunciando a tu derecho constitucional a la huelga por miedo.

“La huelga tiene que ser indefinida, si no yo no la hago”
Los partidarios de la huelga indefinida no empleamos un modelo de huelga concreto como excusa para no secundar otro convocado con un gran consenso. Es dudoso que una persona realmente dispuesta a secundar una huelga indefinida no esté dispuesta a secundar una huelga general de un día.

“Los piquetes presionan a la gente, obligándola a que haga huelga. Los trabajadores son libres de ir a trabajar un día de huelga.”
Que la libertad tenga muchos defensores es realmente loable, pero en todos los campos. En la mayoría de los casos quienes mantienen esa postura ocultan o defienden las coacciones y miedo, aceptando como normal el verse obligado a someterse al chantaje de acudir al puesto de trabajo por la doctrina del miedo.

Los piquetes históricamente impedían que los empresarios contrataran personal para cubrir los puestos de los huelguistas y en la actualidad tratan de garantizar el derecho a huelga de aquellos que por presiones de las empresas no pueden ejercerlo. Los piquetes informativos apelan a la responsabilidad de los trabajadores, les informan de sus derechos, de los motivos de la huelga, y de las consecuencias negativas que tiene acudir ese día a sus puestos de trabajo. Los piquetes informativos están reconocidos legalmente: tienen y pueden ejercer su derecho a informar los días de huelga.

“Con las huelgas no se consigue nada” (Pero en caso de que se consiga algo, no renunciaré a ello).
Las jornadas semanales de 40 horas, la prestación por desempleo, las horas extraordinarias, el salario mínimo, la negociación colectiva, las vacaciones pagadas, la indemnización por despido, el permiso por maternidad o cualquiera de nuestros derechos actuales se desconocían por completo hace 150 años. Y no se consiguieron a base de ejercer la “libertad para ir a trabajar” un día de huelga. Pese a ello no se tiene noticia de que nadie haya renunciado a ellos, aún no habiendo hecho huelga. Cuando se haga al gobierno rectificar y no aplicar esta reforma laboral, habrá quienes no hayan hecho nada por conseguirlo, pero se beneficiarán del esfuerzo colectivo.

“Soy autónomo, a mí la reforma laboral no me afecta.”
Un menor salario y unas peores condiciones laborales para tus clientes implica un empeoramiento de las tuyas, ya que nadie consume más ni contrata más servicios si bajan sus ingresos o si tiene miedo a perder su trabajo. Gran parte de los trabajadores autónomos pueden repartirse el trabajo en otras jornadas sin que les afecte notablemente secundar un día de huelga.

Los pequeños comerciantes saben que abrir un día de huelga no supondrá una diferencia significativa ni una mejora sustancial en su negocio. Sin embargo, los clientes valorarán el acto.

“Estoy en paro, no puedo hacer huelga. Hay parados deseando trabajar, la huelga es para los que se la pueden permitir”.
Si estás en situación de desempleo la reforma laboral te afecta tanto o más que a los demás. La propia CEOE ha reconocido que esta reforma “no creará empleo a corto plazo” y “las cifras de paro se incrementarán durante 2012″ por lo que es cuestionable que vaya a contribuir a mejorar en algo tu situación.

El objetivo de esta reforma laboral no es crear empleo sino sustituir empleo estable y con derechos por uno cada vez más precario pero que ofrezca unos datos de afiliación a la Seguridad Social que el gobierno pueda emplear para afirmar que hay menos paro.

Por eso ahora se cuestiona tu derecho a percibir una prestación por desempleo y se te culpabiliza por tu situación de parado, negándote la prestación si rechazas tres ofertas de empresas de trabajo temporal (que ahora podrán actuar como oficinas del INEM) por muy precarias y mal remuneradas que sean, por poco que se ajusten a tu perfil profesional o por lejos que se encuentren de tu casa. Además, si tienes finalmente la “suerte” de que una empresa te contrate tras un periodo de prueba de un año podrán volver a despedirte y no tendrás derecho a una indemnización. Gracias a la reforma laboral ha quedado instaurado el despido gratuito.

Un día de huelga general los trabajadores en activo tienen la posibilidad de secundarla no acudiendo a sus puestos de trabajo, pero una huelga activa admite mucha más participación que esa y todos los trabajadores en situación de desempleo pueden sumarse defendiendo junto al resto los derechos de todos. Puedes participar en la huelga de consumo no comprando, no circulando ni repostando, suprimiendo tu gasto en teléfono, reduciendo el de agua, gas y electricidad. Puedes participar en las campañas de información y otras actividades que promueven las asambleas del 15M.

“Este gobierno tiene mayoría absoluta, les han votado y por tanto pueden hacer lo que quieran. Que yo haga huelga no cambiará nada”.
Los votos recibidos en unas elecciones no legitiman a un gobierno para lanzar un ataque a los derechos de la mayoría de la ciudadanía. Además aspectos esenciales de esta reforma laboral como puede ser el abaratamiento del despido no aparecen en el programa electoral del PP y por tanto NADIE los ha votado. De hecho varios representantes de este partido negaron públicamente tanto durante la última legislatura como durante su campaña electoral que fueran a abaratar o a facilitar el despido.

El gobierno ha ocultado información deliberadamente antes de las elecciones y ha mentido a los ciudadanos sobre sus verdaderas intenciones.

“El país no está para huelgas”
Para lo que no está el país es para una reforma laboral que no solucionará el problema del desempleo y provocará despidos y más precariedad en los nuevos contratos.

Para lo que no está el país es para que nuestras familias sigan perdiendo poder adquisitivo porque todo sube mientras nuestros salarios bajan.

Para lo que no está el país es para que más familias sean desahuciadas de sus casas mientras se efectúan rescates a la banca con dinero público.

Para lo que no está el país es para que los trabajadores asalariados paguemos proporcionalmente más impuestos que empresas y grandes fortunas.

Para lo que no está el país es para recortar en investigación y despedir científicos, ni para que los jóvenes mejor formados tengan que irse al extranjero en busca de una oportunidad de futuro.

Para lo que no está el país es para más recortes ni más privatización de nuestra Sanidad y Educación públicas mientras el 80% de las empresas del IBEX-35 opera en paraísos fiscales.

Para lo que no está el país es para aeropuertos sin aviones, circuitos de fórmula 1, proyectos de Juegos Olímpicos, estaciones de AVE sin viajeros, ni otros tantos gastos desmesurados, tramas de corrupción y privilegios de familia real, políticos, y altos cargos.

El país no está para ninguna de esas cosas y la huelga general es nuestra única manera de decir BASTA YA.

Huelga General 29M: Tú decides.

Comparte y difunde:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Meneame
  • email
  • RSS
  • Print

2 pensamientos en “El 29M es tu decisión

  1. Muchas gracias por las explicaciones, que muchas veces no se sabe cómo rebatir.
    Son frases ya muy usadas por desgracia y que la gente emplea para no hacer huelga. Ahí tienen la explicación de que no siempre es cierto todo lo que se dice.

    Aunque tengo que decir que por desgracia, la mayor parte de los trabajadores de la empresa en la que trabajo piensan todas y cada de estas afirmaciones . En especial, destacaría cuatro:
    – “No me puedo permitir que me descuenten un día de mi nómina” – es decir, siempre mirando por uno mismo y pensando en el día de hoy, no en el mañana.-
    – “Ésto se tenía que haber hecho antes y no ahora, que ya está firmado” – a lo que estoy segura que de haber pasado, ellos mismo hubieran decidido no hacer huelga igual.-
    – “Él país no está como para hacer ahora huelga”.
    – “Tal y como están las cosas, prefiero que mi jefe no piense que quiero hacer huelga, por si acaso”.

    Y me temo que la mayor parte de la gente “intentará” acudir a su trabajo y los que no irán, son, o porque están en un sindicato, o por miedo a que les pinchen una rueda y evitarse altercados. La realidad es esta.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

  2. No sólo las grandes empresas y sus sindicatos amarillos, como las que se recogen en esta Petición de Actuable promovida por Democracia Real Ya (http://actuable.es/peticiones/el-corte-ingles-phone-house-mercadona-respetad-libre); son las únicas que coaccionan a sus empleados en contra al derecho que tienen estos de absentarse de sus puestos de trabajo en una jornada de huelga; sino que incluso hay empresas más cercanas a nosotros que invitan durante estos días previos a apuntarse en un listado expuesto en el tablón de anuncios de sus centros de trabajo, a todos aquellos trabajadores que quieran ejercer su legítimo derecho a huelga.

    Otras empresas se rigen bajo la benevolente fórmula de hacer horas extras los días previos para compensar la jornada de huelga, en la que el patrón es el que decide no abrir el centro de trabajo y ser él quien obliga a no acudir a los obreros a sus puestos, de modo que el derecho a huelga pasa a ser un día libre otorgado a su plantilla, la cual ha cumplido escrupulosa y previamente con sus ocho horas laborales, no notando ningún efecto en su producción, evitando conflicto con piquetes al permanecer cerrado el centro de trabajo y ninguneando el derecho de ese trabajador.

    Like or Dislike: Thumb up 0 Thumb down 0

Los comentarios están cerrados.