Tertulia semanal en Radio Arlanzón

Como cada miércoles, a partir de las 15:00 tendrá lugar la tertulia de actualidad municipal en Radio Arlanzón (98.6 FM) con la presencia de DRY Burgos. A continuación puedes escuchar la de la semana pasada, así como acceder a todo nuestro archivo sonoro desde la sección Hemeroteca > Radio. Y si quieres recibirlo automáticamente en tu reproductor, suscríbete a nuestro podcast.

Comparte y difunde:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Meneame
  • email
  • RSS
  • Print

Tertulia semanal en Radio Arlanzón

Como cada miércoles, a partir de las 15:00 tendrá lugar la tertulia de actualidad municipal en Radio Arlanzón (98.6 FM) con la presencia de DRY Burgos. A continuación puedes escuchar la de la semana pasada, así como acceder a todo nuestro archivo sonoro desde la sección Hemeroteca > Radio. Y si quieres recibirlo automáticamente en tu reproductor, suscríbete a nuestro podcast.

Comparte y difunde:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Meneame
  • email
  • RSS
  • Print

Con la PAH

cartel 16F-Burgos El 16F, todas las personas hemos de estar con la PAH. Por muchos motivos.

La manifestación del próximo sábado no es una manifestación más. Es un símbolo.

Los desahucios son uno de los ejemplos más sangrantes de todo lo que está pasando. Son el ejemplo de cómo se hacen políticas de espaldas al pueblo, en contra incluso de los Derechos Humanos, con tal de favorecer la perpetuación de un sistema podrido. Son el ejemplo de cómo un sistema económico sin control ha pasado a destruir vidas.

La estafa de las hipotecas hinchó la burbuja inmobiliaria que causó la crisis en la que nos encontramos, ahora sí. Esa burbuja que sirvió de excusa para que el dinero de nuestros impuestos se vaya a salvar a bancos y cajas que han quebrado por su mala gestión. No fue algo inevitable, sino que fue una consecuencia clara de unas malas políticas y una corrupción del sistema. Las políticas ejercidas no ponían freno a las concesiones de hipotecas a personas que nunca podrían pagarlas, a la vez que nos creaban las necesidades de tener más.

Puede argumentarse que fuimos todos culpables de entrar en el juego. El mantra de que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” que tanto nos han hecho creer. Pero hay que recordar que el tener un techo es una necesidad fundamental y durante los años de la burbuja, todo empujaba a comprar vivienda (“¿Para qué alquilar, si por lo mismo en hipoteca tienes a la larga una casa, que eso es seguridad?”). Todo el sistema estaba montado de tal manera que cualquiera pudiese hipotecarse hasta las cejas, para toda su vida, sin apenas requisitos, sin mencionar que el impago implicaría el desahucio manteniendo la deuda y con condiciones cambiantes y opacas.

No, no somos culpables. Hasta el año pasado era sólo el 0,1% de las personas con deudas las que no le hacían frente, cifra que no ha superado aún el 4%, incluso con la que está cayendo. Si la gente no paga sus deudas no es porque no quiera. La destrucción de empleo, el aumento de la precariedad laboral (favorecidos, por ejemplo, por la reforma laboral) y la eliminación de ayudas sociales no ayuda precisamente a poder pagar las deudas.

Fue una estafa de una magnitud gigantesca, permitida porque quienes deberían haber puesto freno a bancos y cajas tenían intereses en ellos (sin ir más lejos, el tripartito ayuntamiento-constructora-caja de ahorros). Permitida porque el dinero flotante que generaban las hipotecas iniciaba una espiral de enriquecimiento, vendiendo humo y más humo de unas manos a otras hasta, al final, acabar convirtiéndose en agujeros en un sistema bancario que ha resultado no tener lo que decía. Y finalmente, siendo asumidos esos agujeros por el Estado, sin habernos sido consultado. Y convertida así la deuda privada de unos estafadores en deuda pública que pagamos todos con el dinero que debería estar destinado a escuelas, hospitales, pensiones y ayudas.

No es una crisis, es una estafa
. Y los desahucios, su símbolo más evidente. Ningún banquero estafador ni ningún mal político vendido han pasado por la cárcel todavía en Españistán. Y en cambio, miles de familias son desahuciadas y demasiadas personas se han quitado la vida (una sola ya lo sería) para que los bancos mantengan su parque de viviendas vacías y con ello una riqueza a largo plazo. Y aún después de ser desahuciadas, estas familias mantienen su deuda con el banco estafador.

El 16F es un símbolo. Porque hay casas vacías y personas sin casa y eso es un crimen. Ya estamos rescatando a los bancos con el dinero de todas sin que podamos decidir qué se hace con las casas de los bancos rescatados. Sin poder exigir que pasen a ser de alquiler social, por ejemplo. Sin poder decidir que en lugar de a los bancos, nuestro dinero pueda ir a pagar las deudas pendientes y cancelarlas, por ejemplo. Sin poder opinar, en resumen, como siempre.

La PAH se ha partido la cara para defender el derecho de muchas familias a mantener su vivienda frente a la avaricia del sistema. Y con la PAH está el apoyo social. Ninguna otra iniciativa ha tenido tanto apoyo como la ILP para frenar los desahucios, legislar la dación en pago y el alquiler social. El 16F es un símbolo porque la PAH lo es, de lucha por la dignidad.

Y es también un símbolo porque una iniciativa con tantísimo apoyo social puede ser rechazada o mutilada en el congreso por el partido en el gobierno. Es un símbolo de la mala política, de la peor, de la que es de espaldas al pueblo y en contra suya. Es el mejor ejemplo de la política que puede hacer un partido que ha mentido en todo lo que prometió, que no se avergüenza de su corrupción, que toma medidas para reprimir al pueblo antes que recular en sus políticas rechazadas por la ciudadanía. De un partido que no ha tomado ni una sola medida contra los causantes de la crisis pero no duda en amenazar a quien lo critica.

El 16F es, por tanto, no sólo una lucha contra los desahucios y las injusticias de esta mal llamada crisis, el 16F es una cita para luchar por la democracia, porque la voz de la sociedad sea escuchada, tenida en cuenta. Porque lo que dice la mayoría se transforme en leyes, en nuestras reglas de convivencia.

En la manifestación del 16F no podemos dejar solas a las personas afectadas por las hipotecas, porque esta lucha no es sólo suya. Podría ser lo que todos necesitamos para salir del letargo y de decir que YA BASTA. A todas nos hace falta este 16F y más que nunca hemos de juntar esfuerzos. Porque podría ser el momento del cambio. De saber que SÍ SE PUEDE!

Podemos cambiarlo. Podemos ayudar a cambiarlo. Unidos podemos.

#Sisepuede16F #inPAHrables

Fuente original: DRY Valencia

Comparte y difunde:
  • Facebook
  • Twitter
  • Tuenti
  • Meneame
  • email
  • RSS
  • Print